A VUELTAS CON LAS NUEVAS NORMAS DE LA ORTOGRAFÍA

Javier Marías, desde El País, nos presenta un nuevo texto de notable actualidad y de discusión en su más amplio sentido del término. La publicación de la última revisión de la “Ortografía” de la RAE ha traído novedades en la normativa que han sido objeto de críticas por una multitud de hispanohablantes, especialmente aquí, en la Península. El autor, aun perteneciendo a la docta institución, reconoce que no comparte muchas de las últimas novedades, sobre todo, las que hacen referencia a la forma de escribir y de pronunciar palabras que son diptongos (o triptongos) que, en España, no se consideraban como tales porque eran bisílabos a través del procedimiento del hiato.

TEXTO

No sé si una de las funciones, pero desde luego uno de los efectos y grandes ventajas de la ortografía española era, hasta ahora, que un lector, al ver escrita cualquier palabra que desconociera (si era un estudiante extranjero se daba el caso con frecuencia), sabía al instante cómo le tocaba decirla o pronunciarla, a diferencia de lo que ocurre en nuestra hermana la lengua italiana. Si en ella leemos “dimenticano” (“olvidan”), nada nos indica si se trata de un vocablo llano o esdrújulo, y lo cierto es que no es lo uno ni lo otro, sino sobresdrújulo, y se dice “diménticano”. Del francés ni hablemos: es imposible adivinar que lo que uno lee como “oiseaux” (“pájaros”) se ha de escuchar más o menos como “uasó”. El inglés ya es caótico en este aspecto: ¿cómo imaginar que “break” se pronuncia “breic”?

Este considerable obstáculo era inexistente en español –con muy leves excepciones– hasta la aparición de la última Ortografía de la Real Academia Española, con algunas de sus nuevas normas. Vaya por delante que se trata de una institución a la que no sólo pertenezco desde hace pocos años, sino a la que respeto enormemente y tengo agradecimiento. El trabajo llevado a cabo en esta Ortografía es serio y responsable y admirable en muchos sentidos, como no podía por menos de ser, pero algunas de sus decisiones me parecen discutibles o arbitrarias, o un retroceso respecto a la claridad de nuestra lengua.

Lo cierto es que, con las nuevas normas, hay palabras escritas que dejan dudas sobre su correspondiente dicción o –aún peor– intentan obligar al hablante a decirlas de determinada manera, para adecuarse a la ortografía, cuando ha de ser ésta, si acaso, la que deba adecuarse al habla. Si la RAE juzga una falta, a partir de ahora, escribir “guión”, está forzándome a decir esa palabra como digo la segunda sílaba de “acción” o de “noción”, y no conozco a nadie, ni español ni americano que diga “guion”. Tampoco que pronuncie “truhán” como “Juan”, que es lo que pretende la RAE al prohibir la tilde y aceptar sólo “truhan”. De ser en verdad consecuente, esta institución tendría que quitarle también a ese vocablo la h intercalada (¿qué pinta ahí si, según ella, se dice “truan” y es un monosílabo?), lo mismo que a “ahumado”, “ahuyentar” y tantos otros.

En cuanto a “guié” o “crié”, si se me vetan las tildes y se me impone “guie” y “crie”, se me está indicando que esas palabras las debo decir como digo “pie”, y no es mi caso, y me temo que tampoco el de ustedes. Hagan la prueba, por favor. Si un número muy elevado de hablantes percibe todos estos vocablos como bisilábicos con hiato, y no como monosilábicos con diptongo, ¿a santo de qué impedirles la opcionalidad en la escritura? La RAE parece tenerle pánico a la posibilidad de elegir en cuestión de tildes (que es algo menor y que no afecta a la sacrosanta “unidad de la lengua”). Pero es que además es incongruente en eso, porque sí permite dicha opcionalidad en “periodo” y “período”, “policiaco” y “policíaco”, “austriaco” y “austríaco”.¿Por qué no permitir que cada hablante opte por “truhán” o “truhan”, como aún puede hacerlo (por suerte) entre “solo” y “sólo”, “este” y “éste”, “aquel” y “aquél”? La posibilidad de seguirles poniendo tildes a estas palabras no es para mí irrelevante. ¿Cómo saber, si no, lo que se está diciendo en la frase “Estaré solo mañana”? Si se la escribe en un mail un hombre a su amante, la diferencia no es baladí: sin tilde significa que estará sin su mujer; con tilde que mañana será el único día en que estará en la ciudad. No es poca cosa, la verdad. Por menos ha habido homicidios.

Javier Marías, El País (adaptación).

RESUMEN Y ESQUEMA DE IDEAS

El texto hace un uso abundante de ejemplos que justifican las ideas del autor en su crítica. No hace sino comentar los casos más llamativos (y no todos) de la nueva normativa de la RAE. Por lo tanto, habrá que escudriñar entre ellos para deducir y entresacar las ideas que es lo que nos importa tanto para uno como para otro ejercicio (os recuerdo que todos debéis hacer el resumen y el esquema).

ORIENTACIONES PARA EL COMENTARIO

El comentario de las ideas del autor puede ser harto entretenido porque todo el mundo, aunque se vea obligado a ser normativo en su vida académica, tiene sus ideas al respecto sobre la ortografía. Un posible tema presente en el texto para debatir es si ha de ser una institución quien “obligue” a sus hablantes lo correcto, o si es mejor que su papel se reduzca sólo a verificar la evolución del lenguaje a través del habla común (cuidado, porque esta cuestión es más compleja de lo que pueda parecer a simple vista). Otras cuestiones interesantes son el peso de la costumbre en el habla y la escritura para que una nueva norma se imponga, las (aparentes o no) contradicciones de la RAE al permitir unos casos sí y otros no, o encontrar nuevos casos de ambigüedad propiciados por las nuevas normas. También se puede entrar al debate famoso de las “h” o el de todos los sonidos homónimos (ll/y, c/k, g/j…), y otras cuestiones relacionadas como imaginarse un lenguaje sin otra ortografía que la fónica (es decir, como se pronuncia/se escribe).

En fin, que hay mucho tajo que cortar. Os recomiendo que busquéis información en la red para saber, por ejemplo, cuáles son las principales novedades normativas (si alguno no las conoce) y las múltiples discusiones que ha habido, incluidas las propias explicaciones de la RAE.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: